martes, 28 de febrero de 2012

Libros

Lo triste de los libros es que de primera no los entendemos.

Lo triste de los libros es que sí lo entendemos.

Lo triste de los libros es que nunca sabemos qué quiso decir el autor.

Lo triste de los libros es que queremos escribir uno pero las ideas no nos dan para concebir un árbol o plantar un hijo.

Lo triste de los libros es que imaginamos el final y, si lo adivinamos, se vuelven más tristes.

Lo triste de los libros es que a veces los leemos y, otras veces, ellos nos leen a nosotros.

Lo triste de los libros es que pocos se prestan.

Lo triste de los libros es que muchos no se devuelven.

Lo triste de los libros es que juntan polvo.

Lo triste de los libros es que no nos atrevamos a soplar ese polvo.

Lo triste de los libros es que busquemos en ellos respuestas sin antes hacernos preguntas.

Lo triste de los libros es que los entendamos del todo.

Lo triste de los libros es que podemos entrar a otros mundos siempre olvidándonos del anterior.

Lo triste de los libros es que tienen un final.

Lo triste de los libros es que sus autores tienen un final.

Lo triste de los libros es que los acomodamos en estantes.

Lo triste de los libros es que no podamos leerlos a todos.

Lo triste de los libros es que pueden llegar en el momento equivocado.

Lo triste de los libros es que los tengo que suspender entre los cuatrimestres.

Lo triste de los libros es que tienen un final.

Lo triste de los libros es que nunca leemos al mejor.

Lo triste de los libros es que nunca busquemos al mejor.


Libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario