miércoles, 29 de febrero de 2012

Recetas

Muchos productos (en su mayoría del tipo comestible) traen, como nueva estrategia marketinera, con su packaging, diferentes procedimientos del tipo gourmet.

Es así que compramos un paquete de arroz o fideos y te enseñan, con las más intrincadas vueltas, cómo preparar exquisiteces en las cuales podes llegar a gastar más guita que esos fideos con manteca o arroz con atún que pensabas comer a estas alturas del mes.

Lo extraño, y son de estas clases de cosas con las cuales me sorprendo de la vida misma, es que esas recetas llevan de todo MENOS el producto que esta en el interior.  Para ser realista, lo lleva pero en porciones tan ínfimas que carece de significado comprarse un paquete del producto con receta.

Pero aún más aniquilante es que te compres una cajita de fósforos y que la misma venga... CON UN INSTRUCTIVO PARA HACER EMPANADAS.

Así es.  En parte trasera de la caja de fósforos reza un comunicado que orgulloso proclama: RECETA Nº 17 EMPANADA SALTEÑA.        ¿¿¿¿WTF????

Obviamente, la única intervención del producto es en la primera oración que dice: "Encender una hornalla y el horno con fósforos GRAN FRAGATA...".

Luego, se detallan los ingredientes y qué hacer con ellos.

Me pareció tanto o menos al dope que encerrar a 20 personas en un casa y ver qué hacen en el encierro por más de 4 meses sin un fin, aparentemente, productivo o específico.


"Prender una hornalla con Fragata y calentá la pava con agua.
Luego podrás tomar mate, té o lo que sea pero caliente."

No hay comentarios:

Publicar un comentario