viernes, 30 de marzo de 2012

Preocupaciones

Anoche, pasando por Duro de Domar, la encuentro a Malena Pichot.

Es la bien conocida "Loca de mierda".  Copada la mina.  Autodefinida como burguesa clase media superior.  Es decir, tiene guita y preocupaciones banales.  Así como yo pero con más guita, ella claro.

Todas las preocupaciones son valederas sin importar raza, credo, sexo o lo estúpida de esas preocupaciones.

El caso de esta mina, que me llevó a reflexionar, era sobre que se "preocupaba" por cómo en los comerciales, digamos, divertidos, las minas cumplían un rol de "acompañante" o meramente de objeto sexual o deseo.  Se basaba que en comerciales tipo de cervezas, donde hay joda, etc las minas no hacen nada más que provocar a los protagonistas masculinos.  La verdad que es una cagada.

Y, dando un paso más a ser mina, la entiendo.  Porque todo se agrava cuando cambias de comercial (porque en la tele ya no hay canales o programas, son todas pautas publicitarias) y ves que la mina adquiere el rol de centro de escena cuando tiene dificultades para cagar, lavar el inodoro o desangrarse, mínimo, una vez por mes.

Siguiendo un poco lo contado por Male (porque, claro, somos amigos y yo le digo Male y el me dice homosexual reprimido.  Todo con cariño), el tema y gran gran metida de pata de la psicología inducida por las publicidades es que las minas terminan queriendo ser ese objeto de deseo.  Y es así que te encontras con cada ridícula que esta más buena que comer pollo con la mano pero que, seguramente, no vas a poder hilar más de dos palabras.

Tal es el caso de:



Sé que no ganaré adeptos masculinos en esta cruzada en erradicar la pelotudez pero qué se yo.  La mina fácil no va.  La idiota, descartala. Buscate a alguien con quien puedas debatir sobre la idea del Gran Hermano (la de Orwell, no la de Peluffo).  Es díficil, lo sé.

Pero sí, son preocupaciones de clase media aburguesada.  Tengo laburo, auto, internet, comida, ropa, casa, artefactos electrónicos que acomodan mi vida, ¿qué importa el resto?  Será cosa de seguir viendo comerciales y ver qué pasa.

Por ejemplo, ahora me estoy preocupando si los fideos que acabo de amasar se secarán adecuadamente.

(Receta acá, gracias Al)

miércoles, 28 de marzo de 2012

No entendo

Como todos, hay cosas que no comprendo en la vida.

Esos hechos, sucesos, acciones, dichos, relaciones, impresiones, etcs que pasan, pasaron y seguiran pasando hasta el fin de los tiempos y nunca vamos a saber por qué.

Por ejemplo:

1. No entiendo por qué Brad Pitt la cuerneo a Jennifer Aniston.  Entiendo y re entiendo lo perra que es Angelina y todo pero Jennifer.  O sea, es LA mujer.  Elegida la más sexy del siglo.  No sé, no me imagino tener que cortar con la mina y decirle que te estas viendo con alguien más.  Por más que seas Brad Pitt, ¿quién te crees que sos?  ¿Leo Di Caprio?  Pelotudo.

- Sentate, tenemos que hablar.
(¿Cómo haacceees?)

2. La irrealidad de los avisos clasificados.  ¿Quién carajo esta encargado de diseñar una búsqueda con parámetros de mierda?  Claro esta que algún día me va a tocar hacer cosas parecidas o la misma, ciertamente pero se van al tacho cuando te piden no tener más de 23 años, a punto de recibirte y con 3 o 4 años de experiencia previa comprobable.  A ver...  ¿Por dónde empezar?  Digamos que terminé la secundaria a los 17, arranqué a laburar en la empresa de papá como vicepresidente y la carrera la saqué en cómodas cuotas en una facultad privada... Hasta ahí vamos...  ¿Pero qué mierda estan buscando?  ¿Saber qué algunos tienen posibilidades acordes a su situación económica?  ¿Superdotados y con toda la guita? Que los tiró.  Vergüenza dan, dan vergüenza.


Nos orientamos a estudiantes o graduados de carreras docentes, humanísticas o afines, proactivos, flexibles, con excelentes relaciones interpersonales, sólidas habilidades de comunicación (oral y escrita) y manejo de grandes grupos.El puesto requiere experiencia comprobable en posición similar, disponibilidad para realizar viajes frecuentes al interior del país (excluyente), muy buen manejo de herramientas de Office (Excel, Power Point, Word) y nivel intermedio/avanzado de inglés (no excluyente). 




3. Tinelli y el bailando, cantando, soñando, garchando, etc.  ¿Hasta cuándo?  Pero más que su programa, no entiendo a las personas que lo ven, admiran y se cuelgan en todos los programas que hablen hasta de qué tipos de pedos se tira Marcelo.  ¿Serán de los sorditos?  Yo le veo más cara de un estruendoso cuando esta entre conocidos, acompañado de una carcajada cómplice.


4.  El eterno resplandor de una mente sin recuerdos.   No entiendo cómo Jim Carrey pudo colgarse tan buena película siendo una de las personas más idiotas del planeta.  Lo curioso es que lo hizo de maravillas.


5. Zooey Deschanel.  ¿Por qué no es mi vecina con baja autoestima, problemas familiares en búsqueda de un vecinito medio geek y nerd pero apasionado al que le gusta cocinar, ver pelis, música diversa, bares y cafés?

- Me siento un poco sola, ¿me abrazas?

martes, 27 de marzo de 2012

Ley de medios

- ¿Cómo no podes no tener Facebook?
- No sé.  Pero me siento la prueba viviente que sin eso se puede vivir.
- Para mí que vos tenes miedo a mostrarte.
- Para nada.  Me da cosa la frivolidad, el mostrarse tan descaradamente.
- Esto me lo esta diciendo la misma persona que sale en boxers a la vereda de la casa.
- Claro.
- Vos si que nos tenes cara.
- Boluda, no me cabe.  No da para que ti vida quede plasmada explícitamente para todos.
- Vos elegís qué poner.
- Pero te etiquetan en fotos, pasas el tiempo revisando y chusmeando a los demás.  No sé, no me cierra.
- Pero el perfil lo elegís vos si queres que otros te vean o no.
- ¿Acaso arrancaste a trabajar para Facebook?  Además, ¿qué ganas que yo tenga un face?  Ya tengo blog.  Vuelvo todo por ahí.  Es como hacer catarsis con caracteres.
- Es que te enteras de todo.  Por ejemplo, Mariana cortó con el novio, Fede.  Resulta que había quilombos porque las familias eran amigas y terminaron todos re mal y entonces se empezaron a tirar mierda de acá para allá, se metieron hermanos, primos, cuñados, etc, etc.  Era una carnicería.
- Bueno, es lindo para contarlo pero ni empedo me cuelgo a ver qué pasa y qué sucede después.  Además, nadie dice nada interesante por Facebook.  Y no me hagas hablar de Twitter.
- ¿Qué tiene Twitte?
- ¿Encima lo llamas así?  Comprate una vida, no están caras acá a la vuelta.
- Dale, salamín, ¿qué onda?
- ¿No te das cuenta?  El o los creadores lo hicieron a propósito, como burlandose.  Sabían que la persona promedio no podía decir nada mayor a 140 caracteres sin quedar como un completo imbécil.  Y ahí los tenes a todos, siendo los profetas 2.0 con frases de Narosky y de la cajita de Fragata.
- Ya que vas por esa línea, ¿por qué no te haces un Twitter?
- Soy boludo pero no hace falta decirlo todo el tiempo.
- Sos un anti.
- ¿Ves que hasta no podes decir antisocial sin resumirlo?  Tu vida se transformó de a 140 caracteres.
- ...
- ¿Qué?  ¿No sabes qué twittearme en la cara ahora?
- No te creas una mente brillante por tus insultos elaborados.
- Jajaja, te ofendes rápido.
- Es que soy aferrima usuaria de eso que bardeas.  Para mí, sin esos medios no sé qué hacer.
- El tema es que son medios.  No son herramientas imprescindibles, se puede vivir mucho mejor sin ellos.  A veces hay que aprender a mirar por la ventana que da a la calle o al fondo de tu casa antes de estas virtuales.
- Lo sé.  O no.  Es que me conecto con todos aquellos a quienes no veo ya.
- ¿Por qué no los ves a los demás?
- Obligaciones.  A vos también te pasa lo mismo.
- Sí, claro.  El tema es que tener esos medios de comunicación te dan la sensación de que tenes a los demás cerca pero afecta a tal punto que ya no te despierta la necesidad de ver en vivo y en directo a otros porque ya los tenes en pantalla.
- Estas muy al pedo para pensar en esas cosas.
- No es estar al pedo.  Es estar parado al margen de esta vorágine de comunicación pedorra y ver qué pasa.
- Ay, ahora sos un letrado en esto.  ¿Por qué no interviniste en la Ley de medios ya que tanto pudiste pensar?
- Quise armar un pequeño proyecto.  Tenía un boceto.
- Me estas jodiendo.  Era para cargarte lo que te pregunté.
- Bueno, yo no.
- ¿Posta?  ¿De qué temas trataste?
- Básicamente, que habría que poner barreras en los medio.
- Ah, todo lo contrario a la Ley.  Mucho no pensaste, nene.
- Claro que lo medite.  Es poner trabas a todo pelotudo que escriba o diga sandeces en el medio.  Maso era quitar Tinelli y ahí caían todos los programas que maman de él.
- Te apoyo en esa.  No te olvides de soñando con cantar, bailar, merendar, etc
- Para esos, la inquisición.




viernes, 23 de marzo de 2012

Soap Opera

- Para mí, me equivoqué.
- ¿Con qué cosa?
- Elijo mal a los hombres.  Me equivoque cuando me preguntaron en la repartición de habilidades si quería poder saber elegir machos o tocarme la nariz con la lengua.
- Bueno, eso es una habilidad muy copada para atrapar a chabones.  Yo que vos la pongo en el curriculum.
- Dale, boludo, no sé qué hacer.
- Tu problema es que esperas mucho de todos, te enganchas muy fácil y en la primera sálida les decís que podes tocarte la punta de la nariz con la lengua.
- Es que quiero romper el hielo, no sé.  ¿Qué hago para la próxima?
- Nada.
- Sos una ayuda.  Te quiero, amigo, eh.
- Y a vos no te alcanza la frente para ponerte un dedo.  Cuando te digo nada, es nada.  Salí y disfruta.  ¿ Sabes cuál es tu drama?
- ¿Cuál de todos?
- Mariela, no juegues ahora.
- A ver Freud, ¿qué tengo mal curado?  ¿Complejo de Edipo?  ¿Conflictos sexuales no resueltos?
- Primero, para que tengas conflictos sexuales tendrías que tener sexo.
- Vos sí que sabes cómo derrapar e irte al pasto.
- Bueno, escúchame.  Lo que te pasa es que apenas conoces el nombre completo del chabón ya te pones a pensar en qué nombre van a tener los pibes para que peguen con el apellido.
- ...
- ¿Qué me haces esa cara?
- No es muy copado que me digas todo esto.
- Bueno pero es cosa que lo sepas.  ¿Acaso no pasa algo así?
- Sí, bueno... Algo.
- Relajate, sé vos misma.  Disfruta cada momento, no sé.
- En parte tenes razón.  Ya veré que pasa.  ¿Vos?
- Igual.  No sé.  Sabes como soy.
- Indecente, altanero, egocéntrico, chamuyero, mal hablado, eemm... ¿Puliste alguna habilidad más?
- No, hasta ahora tenemos eso.  Ando con quilombos.
- Sí pero a vos te gustan los quilombos.
- Y, sí, sino no sirvo.
- ¿Por qué pensas que es así?
- No sé, creo que la tranquilidad me rompe las bolas. No sirvo para lo lineal.  Quién te dice que una de esas me ves con un flaco de la mano.
- ...
- ¿Y esa cara?  Era un chiste boluda.
- No, sí.  Lo sé.  A vos te gustan más las minas que Pagani a Riquelme.
- ¡Qué comparación!  Boluda, tendríamos que haber sido novios nosotros.
- No creo que nos llevaríamos tan bien.
- Sí, tenes razón.  Ves más TyC Sports que yo.
- Y vos ves más novelas que mi vieja.
- Con Graduados no te metas que safa.  Pasan buena música.
- Ahora, no sería tanta sorpresa verte con un chabón.
- Matate.

- Esperá que lo veo por la Dupláa y la Macedo.
Qué te cree vo'.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Profiláctico

En épocas donde el coito se me asemeja más a una ciudad asiática a que un acto en sí, recuerdo etapas donde comprar forros eran tan habitual como decir "garche" antes que "coito".

Tener relaciones es un liberador de tensiones y capaz de generarnos placer.

Ahora bien, lo que no genera placer es ir a comprarle un buzo al amigo.

Estar dando los pasos que conducen cerca a la farmacia, nos coloca en un estadio donde evaluamos qué vamos a pedir, cómo lo vamos a nombrar, si se podrá elegir dentro de un stand o, en el peor de los casos, qué hacemos si están dispuestos detrás de una bella cajera, encolumnados acorde marca, color, textura y am o fm.

Es curioso que también decidamos ocultarlo.  Es decir, ir a comprar preservativos no es como comprar un paquete de puchos que le decís al kioskero "Lucky 20 box"  y nada más.  Ir a la farmacia implica hoy en día que el "costo" total de la compra de profilácticos se extienda más allá de su valor real puesto que, en ocasiones, arrasamos con el local por solo una cajita de guantes para glandes.

Recuerdo comprar cepillo de dientes, shampoo, crema enjuague y jabón para poder arribar a la cajita anti bebés y enfermedades venéreas.

Igualmente, una situación patente que recuerdo fue saliendo del gimnasio, cruzar la calle hasta la farmacia para cumplir mi cometido y encontrare con las viejas del barrio.  Algo así sucedió:

- ¿Quién sigue?
- Estemm... Creo que yo pero deja, deja, antende a la señora.  Yo espero.
- No te hagas problema, querido, ya estoy atendida.
- Bue... Ehh...  ¿Me venderías una caja de profilácticos?  (Porque claro, uno dice profilácticos en la farmacia y, además, se los llama sigilosamente, como si estuvieses pasando un código de misil ruso en plena guerra fría)
- ¿Cómo?  Repetime más fuerte, por favor.  (También pasa, no te escuchan un ojete)
- Sí, estemm, preservativos.  Digo... Digo... Profilácticos, ¿puede ser?
- Ah sí, sí, vení, seguime por acá.

Esa frase, acompañada por la sucesión de pasos míos hasta el destino señalado, me condujo hasta la mitad de la farmacia.  Esto implica estar frente a un "mostrador" de forros (no, no es por lo farmaceuticos) entre dos filas de personas que esperan pagar en Pago Fácil y otras que son viejas buscando soluciones al reuma.

Y en ese punto llegamos a la bisagra de la vida.  El antes y el después.  La invención de la escritura y comienzo de la historia.  El dulce y el queso.  El $1.10 o el "hasta retiro".  Todo por una pregunta.  Tan simple, tan sencilla pero con tantas respuestas pausibles que nos pueden aproximar al catalogo de la degeneración.  Son tantos, son tantos... The horror, the horrooor.

- Sí, ¿cuál vas a llevar?
- Emmm.
- Tenes de frutilla, con tachas, sin tachas pero con arandelas, ultraresistente, con efecto retardador, comunes, ultra finos, negros, con balizas y dirección hidráulica, extra largos, anatómicos, texturados, texturados y con tachas, con gel, sin gel y, el último lanzamiento, uno con entrada usb para enchufar tu pendrive o celular.
- Ah, mira vos.  Emm, estemmm...  No sé.  Dame esos, los de la cajita gris, que tiene el velocímetro.
- Si, el de efecto retardador.
- ¿Hay algo que no suene a que tengo problemas o que me haga parecer menos pervertido?

- Ya sé, ya sé.  No pensé que iban a ser TAN largos.


lunes, 19 de marzo de 2012

Observaciones

Me había dado cuenta de tres cosas en este fin de semana.

Ahora me acuerdo dos.

1. Mi abuela es Riquelmista:  Durante la sobremesa luego del asado, la abuela salta desde un rincón, tal estudiante de sociales con afán de tomar la facultad y cagarte un cuatrimestre, para acotar lo amargó que sintio la derrota de Boca frente a Independiente.  Lindo partido de por sí.
El tema que dentro de todo el mambo, la abuela dice: "Yo lloré mucho cuando se fue Palermo"  y, claro, uno no espera ese comentario.  Qué se yo, uno tiende a saber que es lo que va a decir la otra persona luego de años de conocerla y, más sabiendo, que a mayoría de edad, los temas se acota debido que la gran parte han sido hablados.
Luego de aportar un poco de lo buen muchacho que es Martín, la octogenaria apuesta a más señalándonos: "A mi me gusta mucho Riquelme, claro que es medio baruyero pero es buen jugador".
Ante la mirada atónita de los comensales, asistimos a que la abuela haya "dado el puntapié" para la
típica charla futbolera del afterlunch o sobremesa para los bilingües.


2. PortaSUBE:  Y sí.  Esta bueno notar la "viveza" de cada quien para tomar un pedazo de plástico con una ranura para introducir elementos y denominarlo PortaSube y facturarlo 2 pe.
Lo que no esta bueno es ver que las personas lo compran.
A ver... No por tener un pedazo de plástico semimoldeable, la tarjeta va a permanecer la eternidad con uno o seremos más facheros, tal vez sí pero prefiero que me elijan por lo que yo pueda dar y no por lo que me pueda comprar con un billete con la cara de Mitre.
Igual, lo llamativo, es que que un vendedor ambulante una vez ofrecía este cubre tarjeta indicando sus capacidades del tipo protectorio, es decir, que protegía la tarjeta contra la corrosión y la erosión del viento, agua, humedad, polvo y ácido segregado por las yemas de nuestros dedos.
Claro, este plástico le brinda más cuidado a la tarjeta que todos los protectores que cubren las obras de Monet.

- Porta Monet, a los porta Monet.  Cuide su periodo azul y
los nenúfares.

sábado, 17 de marzo de 2012

Dj Set

- Ahí esta, boluda.
- Sí, lo vi, lo vi.  Que fuerte que esta.  Me encantan sus rulos.
- Mira que si me dejo el pelo largo se me hace así.
- Que se te haga lo que se te ocurra pero este se parte.
- ¿Cantará algo?
- Sí, espero que algo tire.
- Arrancó bien con los rollings.
- Sí, igual no esta haciendo un carajo.
- Es verdad, Calamaro le ponía más onda.  Siquiera con la manito.  Este ni siquiera saludó, esta en su mundo y, además, se hace el Confucio del siglo XXI poniendo esas caras.
- Sí, mal, boludo.  Parece que se dice con la cara: "Sí, soy famoso y las tengo a todas".
- Para mí, tiene cara de que la esta pasando mal.
- Te iba a decir lo mismo.  No sabe qué hacer.
- Creo que se estará preguntando "¿Quién me manda a hacer estas cosas?  Sí ya tengo guita, no había necesidad".
- Jajaja.  Claro, esa expresión es del tipo "¿Será muy tarde para dar marcha atrás a todo esto?".
- Totalmente.
- Gil, esta mirando la botella de agua.
- Y se esta quedando vacío por acá.  Somos contados con las manos.  La cantidad de personas acá no alcanzan para jugar decentemente al Twister.
- Decepcionante.
- Además, tenes que morfarte que estos idiotas le saquen fotos.  O sea, "Yo acá viendo a Iván Noble"
- Siento que venimos de otro planeta.
- Y sigue pasando música del ojete.
- Ni onda le pone.
- Ya fue.  Ahora esta bajando, cuando pase por acá lo bardeo.
- Nah, no te vayas a la mierda.  ¿Lo vas a hacer?
- ¿Me queres ver?

Y bueno, ahí paso lo que tuvo que pasar.  Iván Noble como solista y en sus épocas de caballeros me gusta. Es decir, son estilos contrarios pero es, en verdad, un buen cantante y compositor.  Nunca esperé que pasara música y menos música del ojete.  El debería de agradecer que se dedico a ser interprete porque de Dj se caga de hambre.
El muchacho quemero bajó de sus bandejas con cds y guardaspalda mientras féminas lo circundaban en busca de una preciada foto.  El, con toda la mejor onda y una cara de 10 de copas, se prestaba para esa imagen que tendrá como destino muros de facebook y comentarios del tipo "Jodeme, boluda, lo tuviste a Ivi ahí".  Y claro, Dios los cría y facebook los amontona.
Yo, indignado, decidí ir un toque más allá empujando a las susodichas hasta llegar a don Noble.
Y algo así sucedió, mientras las minas me empujaban para que me corra:

- Ivan, Ivan, te fuiste a la mierda.
- ¿Qué?
- Claro, che, pasaste una mierda de música.
- (entre risas) ¿No te gusto?
- No, nada que ver lo que pasaste.
- Pero te pasé uno de los Rollings y todo.
- Sí, sé lo que pasaste.  Pero después todo para atrás.  Dejemonos de joder.
- Bueno, pero es la música que escucho en mi casa.
- Vos no escuchas eso.  Yo te re banco, sos un gran compositor pero no demostraste nada acá.
- Bueno pero...
- No sé, loco, vos sos de Morón, ¿qué hiciste hoy?  Aparte ni un tema te cantaste, nada de Olivia o Bienvenito.
- Sí, es que me da vergüenza.
- No te la puedo creer.  Bueno, anda, anda, sos groso pero te fuiste al tacho.

Sí, siempre desentonando.


- Que música de mierda que pasaste, Ivan.
- Y, bueno, es lo que escucho en casa.


viernes, 16 de marzo de 2012

Boliche

- Bueno, cuando entré, ella estaba ahí.
- Hace mil que no la veías, no?
- Sí, demasiado.  Igual, no hacía falta verla nuevamente.
- Entonces, qué paso?
- Estaba esperando a mi hermano que entrara porque se olvido los documentos en el auto.  Habíamos salido con unas compañeras del profe y fue ahí cuando la ví.  Encima estaba hasta las re bolas el boliche.  Se re llena.
- Igual, que se llene, no significa que este bueno.  Para mí, sigue siendo la misma chotada que cuando abrió y tenía olor a pintura. ¿Te acordas que en la noche de inauguración salían los pintores y albañiles por la parte de atrás?  Una cagada con diarrea.
- Bueno, sí, pero sabes que van muy buenas minas.
- Eso no hace precio a que tenes que encontrarte con medio colegio secundario.  Parece una excursión al zoológico.
- Mejor te sigo contando lo otro.  Bueno, estaba ahí, la miré sin querer y me miraba.  Le sacaba la vista y la volvía a mirar y me miraba.  Así hasta que me cambié de lugar y le dí la espalda.
- ¿Y entonces?
- Nos estábamos por ir cuando las argolludas de mis compañeras empezaron a buscar machos y se quedaron ahí.  Yo me senté en un costado esperando al forro de mi hermano que no venía.
- Ajam.  Me imagino que te agarraste una mina ahí.
- Cuando me estaba por ir, me doy media vuelta y enfilo para el lado opuesto a ella ya que había visto que tenía intenciones de venir a buscarme.
- No me digas que...
- Sí, vino, me manoteo de atrás y me dice: Hola, Bruno, cómo estas?
- No tiene cara, ¡con qué tupé me queres decir! ¿Me imagino que le dijiste algo como que se haga hacer chapa y pintura en el ojete, no?
- Jajaa, no, Diego, no me salió en ese momento ser así pero bien que lo pensaba.
- Dale y qué paso?
- Le dije que anda bien y cómo anda ella.
- ¿Qué carajos?  Vos me estas cargando.  Después de todo lo que paso...

Claro, mi buen amigo Bruno viene de una relación tumultuosa.  Una novia que quiso mucho pero mucho también lo quería pero eso no le impedía que quisiera a toda poronga que se le cruce antes los ojos.  A veces lo jodía diciendo que a ella le tendría que apagarle la luz como los pollitos para que dejen de comer pero, en el caso de ella, para que no se tiente con cualquier forma que se pueda introducir.  Se enfrento a que amigos y familia le digan lo que pensaban de esta María Magdalena 2.0 pero el la quería y seguía en la tortura.  Todo hasta que se agarró a trompadas con un arrimado a la susodicha donde, ahí sí, la verdad le vino en forma de puño, literalmente.

- En fin, estuvimos hablando y al final me pidio disculpas.
- La muy zorra.
- ¿Qué?
- Nada, nada.  Seguí.
- Y ahí entra mi hermano luego de 40 minutos y le digo: ¿No sabes a quién me encontré y vino a saludarme?
- ¿Y qué te dijo?
- Algo como: "Que puta de mierda.  ¿Vos la queres?  Cogetela, Bruno, pero re cogela.  Hacela mierda"
- Ídolo tu hermano.  Te la llevaste?
- Nah, sería meter a mi amigo en problemas.  Dios sabrá con quién ha estado.
- Esto es para un libro.
- Bueno, si queres, escribilo.

- ¿Te contó algo más? ¿De qué labura?
- Nada, me dijo que arrancó hace poco en una oficina.



martes, 13 de marzo de 2012

Uncomfortable

La Real Academia Española define a la incomodidad como la falta de toda comodidad.

Claro, son unos pelotudos.  Pero si quebramos un toque con ello, sabemos decir que la incomodidad es un estado donde nos sentimos molestos, poco a gusto, usualmente desconocido o pronto a conocer que nos hace picar el culo por la incertidumbre.  Además, que uno no suele ser tan permeable ni flexible como para adaptarse en un santiamén a la situación que incomoda.

Existe varios ejemplos.  Para mí, los más clásicos y, tal vez, más repetitivos son: conocer a tus suegros, dar la mano y que te ofrezcan el cachete o viceversa, mirar un ocote y que te atrapen en dicha maniobra, ir caminando y sentirse observado, etc, etc.

Pero el momento por excelencia que se lleva todos los premios es el after polvo.

¿Qué se hace? ¿Qué decís? ¿Cómo miras a la otra persona después?  Claro, todo esto clasifica cuando es un garch&go o cuando uno comienza a mantener relaciones estables.  Todo en la primera movida, valga la redundancia.

Lo que pasa es cómo carajo haces para mirar a los ojos a esa persona que hace unos minutos te estaba pidiendo Dios sabe qué cosa, que insultaba a toda tu familia, que te desgarraba la piel y con la cual te enredabas en un fin de extremidades.

¿De qué hablas?  ¿Es tiempo de decir "Gracias" o un "¿Viste que le metieron un corchazo al Baby Etchecopar?  Para mí que alguien de Se me apagó el piloto se le fue la mano o lo vendió"?

Además, uno siempre tiene algún complejo con el cuerpo.  Y, es entendible.  Prendes la tele a cualquier hora y tenes una mina de la san puta (que seguramente tiene ese oficio o cerca) o pones la Tv Pública y están los cocineros argentinos rayado queso en los abdominales  de un vago.  Y uno que esta más cerca de tambo que rayador de queso, no se siente cómodo en determinadas situaciones donde estar en pelotas se requiera.

Es que, luego de leer un estudio con 3485 participantes emanado desde la Universidad Estatal de Oslo, pude comprobar que dentro del momento de pasión, no importa cuerpo, mente, alma y, hasta a veces, protección alguna.  Nos convertimos presos de un instinto animal donde las estructuras o convenciones sociales son nulas.  La moral no existe.  Creencias y credo quedan relegados a un segundo plano en el momento de que el cinto fue desprendido.  Todo es un quilombo de hormonas, deseos y desprolijidad.

Consumado el acto.  ¿Qué onda?.  Creo que debería de haber un protocolo, un pequeño manual que nos diga qué hacer.  Así como las empresas se jactan de tener manuales de inducción, cuando firmamos el contrato de la vida se debería entregarnos una pequeña redacción que verse en su título algo como "Modus operandi after polvo: los sí y los no luego de que te pidieron una nalgada".

- ¿Te gustó?
- Sí, increíble... Estemm... ¿Viste que bardo el traspaso del subte?

domingo, 11 de marzo de 2012

Revuelto de gramajo

- Todavía no sé qué hacer.
- Boluda, ya te dije y vos misma los sabes y repetís.  Basta de pensar.
- ¿Cómo basta de pensar?
- Claro, deja de analizar todo.  Te dice "Hola" y te pones a pensar en cómo te lo dijo, si habrá sido un hola con onda o por compromiso, qué tenía puesto cuando lo dijo, qué tenías vos cuando te saludo.  Pensas toda esa secuencia, encima en el mismo momento y te olvidas de saludar, idiota.
- Bueno, tampoco para que delires.
- Sabes que es así.
- Ay, sí.  Lo sé  pero no me sale ser de otra forma.  ¿Cuándo me volví así?
- No sé, tal vez cuando cambiaste el sexo por las novelas vespertinas.
- Hijo de puta y pobre de tu santa madre.  ¿Cómo podes decir algo así?  Soy tu amiga, nene.
- Y justamente por eso te lo digo.  Últimamente, estas siendo muy mina.  ¿Qué te pasa?
- Hello. Soy una mina, hola.
- Sabes a que me refiero.  ¿No te acordas cómo eras antes?
- Sí, me chupaba todo una teta.  La pasaba bomba.  No sé, estaba bueno.  Me re cuesta volver a ser como antes.
- Claro, no es que pasa así de una.  Es todo un proceso.
- Sí, mientras no le veo la cara a Dios ni en la Iglesia.
- Jajaja ¿Ves que cuesta verte como mina?
- Bueno, hace mil nos conocemos, bola.  Y a vos te falta una cajeta para recibirte de mujer.
- ...
- Ya no sé, Die.  Pero vos entendiste toda la secuencia cómo fue.  ¿Es normal que eso pase?
- Y... Es dolor en el orgullo pero el hombre que dice "No, nunca me pasó" es el mismo que siente que le falta un pedazo de vida porque Mirtha Legrand ya no hace los almuerzos y que se ríe de los chistes de Marley.  Además, de mentiroso.  A todos nos pasó, ya sea por cansancio, nervios, sentimientos enfrentados.
- ¿A vos te pasó?
- No, nunca me pasó.
- Jajajja.  Dale, huevón,  cuándo fue?
- Ya sabes, Mari.
- Ah, cierto.  Pero después?
- Todo más que bien.  Muy bueno luego pero sí, la verdad que en el primer intento nada, che.
- Bueno, ya veré que hago.
- ¿Qué vas a hacer para tu cumple?
- Uh, ni me hables.  Favor enorme que tengo que pedirte.  Se me fue por la cabeza e invite a Mariano,  tenes que decir que es amigo tuyo.
- No me digas que lo voy a tener que sentar al lado y hacerme el amigo de ese proyecto de humano.
- No seas forro, Die.  ¿Sos mi amigo o no?
- Sos puta, eh.  Metes la amistad en el medio.  Espero que no uses esa frase cuando pidas que le dé el apellido al pibe que te van a terminar haciendo.
- Ojalá.  Una alegría no vendría mal.
- MARIELA.  Cómo pensas así?
- No sé, no sé.  Se me fue, mea culpa.
- Tendrías que hacer mea culpa con ese revuelto y las patitas de pollo.
- Boludo, me podría bajar la bandeja entera yo sola.
- Mira que te creo, no hace falta que me lo demuestres.
- ...
- Igual estas divina.
- No sé, ya no puedo salir ni a la esquina.  Me dí cuenta que detesto salir a bailar.  Boludo, estoy yo con menos forma que un paquete de yerba y se te pone al lado una pendejita de 17 con un re lomazo.
- Si, ¿viste?  ¿Dónde serán que los compran?
- No seas jeropa.  Me cabe más salir a tomar algo, tal vez ir a fiestas under, tirando al arte.  No sé.
- Te entiendo.  Yo no caso una en un boliche.
- Creo que estamos grandes.  Se nos pasan las modas por las narices.
- Igual, me siento de 15.  Para mí, ayer terminé el secundario.  Debe de ser porque involuciono, me convierto cada día en más boludo.
- Totalmente.
- Hey...
- Es que a mi también me pasa pero ya pasaron... ¿Cuántos años pasaron de que terminamos la secun?
- No sé, no hace falta recordarlos.




viernes, 9 de marzo de 2012

Ribs

- Esta bueno el vino.
- La verdad que sí.  Igual te había dicho que era re cheto acá.
- Me dijiste que era todo lo contrario.  Me dijiste que era barato y copado.  Siento que estoy en pleno recoleta y con una remera de Jim Morrison.
- No, yo te dije otra cosa.  Bueno, ya estamos acá. ¿Cómo andas?
- Mejor, ciertamente.  A vos te veo con dudas, ¿qué te anda pasando?
- Nada en particular.  Ando bien pero estuve pensando mucho últimamente.
- Bueno, al fin estas haciendo cosas nuevas.
- No seas gil, Diego.
- Dale, dale.  ¿En qué andas pensando?
- Por ejemplo hoy terminé de leer un caso de Brian Weiss y te deja rebotando la pelota dentro de la cancha.
- Ah sí, me habías comentado algo de él.  Un genio el tipo.
- Totalmente.  Y, nada, me quedé pensando en las cosas que decía.  Esas flasheadas de vidas pasadas y regresiones.
- Es un tema muy loco.  No sé, yo creo que antes habré sido muy boludo, digo, no creo que la esencia se pierda y heme aquí.
- Justamente te iba a decir eso.
- Sos forro, puto.
- No te hagas la ofendida.  Te iba a decir que yo pensaba que antes habré sido alguien copado pero que me cagaban a palos por quilombos de minas.
- ¿Estamos hablando de vidas pasadas o de ahora?
- Dale, infeliz.
- Pero la posta, no sé si te habrán o te van a cagar a palos literalmente.  Sé que vos mismo te diste masa en una oportunidad.
- ¿De qué hablas?
- ¿No te acordas de Córdoba?
- Ah!  ¿Cómo olvidarlo?  Lo que hace un desesperado, no?
- No sé, Bruno, pero tuviste muchos huevos.  Boludo, dormiste en plazas por esa minita.
- Sí, lo sé, lo sé.  Una locura.  Un mes y pico estuve ahí siendo pendejo.  Fue el primer amor.
- ¿Pero cuánto de amor tiene eso?  Es decir, no habrá sido enamoramiento?
- No sé.  ¿Qué diferencia hay?
- Mira, por lo poco que me animo a hablar sin saber, el enamoramiento dura poco.  Es efímero, tres o cuatro meses bastan.  Es por eso que nos podemos enamorar de alguien que pasa por la calle o que dice "ida y vuelta a retiro" en la gaceta del tren.  Uno se enamora cuando idolatra, crea un ideal de la otra persona.  Todo lo que hace y dice esta bien.  La perfección lleva su nombre.
- Ah, sí, había leido algo sobre eso.  Creo que se hicieron un estudio de algo así.  ¿Viste que ahora sale cualquier dolobu y dice que en la universidad estatal de Oslo hicieron un estudio sobre como afecta manejar fumado?  Mientras, boludos se muere de hambre.
- Sí, totalmente.  Pero retomando y haciéndola corta, si vos estas enamorado de una mina, ella puede ir a tu casa y taparte el baño con un aborto de caca y vos contento.
- La puta que te parió, estoy comiendo, salame.
- Jajaja.  Yo te tiro el dato pero vos creas la imagen.
- Okey pero entonces lo que vos estas diciendo que uno comienza a amar cuando acepta que la otra persona es igual a uno y que, por más que tengas que darle al sorete con martillo y cincel, la elegís igual.
- Exactamente.
- Sí, puede ser que haya sido enamoramiento.  No sé, sé que lo hice y que me sirvió.  Igual eso fue hace mil años.
- Pero puede que vuelva a pasar ya sea en esta vida o en la otra.  No veo que podamos cambiar lo boludo que somos.
- La cagamos por toda la eternidad.
- Sí, tapamos el baño del tiempo continuo.

Si googleas tiempo continuo te sale algo así.
¿Cómo no ponerla?  A la imagen, claro.

jueves, 8 de marzo de 2012

Pito culo teta

- Me embola, me re embola.
- Bueno, che.  Tranquilo.  ¿Qué te pasa?
- No nada, deja.  Estoy puteando al aire.
- Sos muy histérico.  Menos mal que somos amigo, si fuéramos algo más nos cagaríamos a palos todos los días.  ¿Cómo hacen para aguantarte?
- Sí, lo sé, lo sé.  No hace falta que lo recuerdes.  No sé, boluda, me aguantan.  Hay minas que son masoquistas pero indiscretas, viste?
- ¿Qué?  Sos increíble, nene.  ¿Cómo es eso de masoquismo indirecto?
- Dale, boluda.  Sí, masoquismo indirecto.  No es lo tipo retorcido, eso de atarse, pegarse, cuero y látigo.  Lo que te digo es que en la viña del Señor hay de todo.  Y en este caso, creo que existen minas que les gusta que sea así o se lo aguantan.  No sé, ya te lo dije, tengo problemas.
- Bueno, eso no es novedad.  Pero sí, tenes razón. conozco de esas minas aunque me parece que más allá de que sean tipo masoquista es que no tiene mucho autoestima.  Fijate cómo te hablo de psicología sin saber un joraca, eh.  Igual, no siento que era eso por lo cual refunfuneabas.
- Me conoces, zorra.  No, no era eso pero era una idiotez de tamaño parecido.  Igual me deja seguir viviendo así como un hongo entre los dedos del pie. jajaja.
- Sos un asco, nene.  Somos amigos hace mil pero ya te olvidaste que soy una mina o tengo que mostrarte tampones o protectores cada hora para ser tratada como tal?
- No sea rústica, Maribel.  Además, vos de mina tenes el nombre y encima re de gato.
- Basta, boludo.  No me causa.  Dale, qué es lo que te pasa?
- Bueno, bueno.  Igual no es la gran cosa  Me pudrió todo el tema de sexo en películas de amor o comedias románticas del estilo Hollywood.  Listo, lo dije.  Ya esta.
- Eso te pasaba?  O vos te recibiste de idiota o no te falta mucho para terminar la tesis.  Y yo preocupada si le pasó algo a tu vieja.  Nada serio se puede hablar con vos.
- Bueno, me vas a escuchar o voy a ser espectador de cómo me boludeas al mejor estilo de partido relatado por Araujo?
- Dale, princesa de hielo, no te ofendas.  Seguí.
- Soy yo o últimamente estas muy mal cogida?  La cara no te ayuda, eh.
- Desubicado.
- Bueno, el tema es que me cansó eso.  Las cosas entre las sábanas no pasan así.  Decime vos, ponele que nos conocimos, no sé, en un bondi, vos te tropezaste porque no tenías bien sujeta la neurona y terminaste arriba mío; nos miramos, sentimos todo en ese $1.10 hasta la estación de San Miguel; nos pasamos los números y salimos a cenar.  Congeniamos en todo, al momento de terminar los platos (casi en el postre), nuestras miradas se cruzan nuevamente y ya sentimos que ni hace falta pedir la cuenta.  Terminamos en terlipes en la casa de alguno de los dos, casa amplia a oscuras, amplias ventanas al patio o balcón.
- ¿Qué películas estas viendo?  Después pasamelas, gilastrum.
- ¿Me estas escuchando o estas pensando por qué te crecen tantos los pelos de las gambas?
- Dale, seguí, enfermo.
- Bueno, me quedé en que nos hachábamos un re fierrazo.  Con uno solo bastaba, nuestros cuerpos danzaban en curiosa sincronización.  Fue como que toda la vida nos preparamos para eso.  Ahora el vino sabe de otro modo, las luces se perciben diferente y hasta los vecinos tiraron tres tiros y luces por nuestro acto.  La noche calma, con una ligera brisa, se transforma en amanecer.  Nos despertamos y sin decir nada, sabemos que nos volveremos a ver  Curiosamente, nos levantamos prolijamente despeinados y sin gusto a momia en la jeta.
- Hasta ahora te seguí pero a dónde queres llegar?
- ¿No es obvio?  Eso lo vemos siempre en cualquier película pero ambos sabemos que no es así. ¿O no?
- No, sí, tenes razón.
- Supongamos que, en la vida real volquemos la misma situación.  Seguramente, entre las sábanas, me doy cuenta que no tenia el mejor calzón puesto sino que era día de lavar y me puse un slip de mi sobrino.  Que vos te olvidaste de tu promesa de no depilarte hasta que Messi juegue bien en la selección y que no sé si encontraré sexo entre tus piernas o a la FARCs.  Hasta ahora vamos?
- Sí, asquerosamente, vamos.
- Bueno, mágicamente nos pusimos en bolas  (aunque nos costó un huevo porque me atoré con la botamanga del jean y vos te ataste las zapatillas como si cortar la circulación con el cordón sea buena idea). Ahora... todo el acto se consume.  Es un asco.  Y más en verano.  Ruidos extraños, transpiración de por medio,  mostrar las vergüenzas de nuestros cuerpos.
- Ah, ah, captó la idea y compro.  Sí y no te olvides si tenes mascota que te puede aparecer por cualquier costado y encariñarse con las partes nobles.  O que se te suma a donde estés y se quede a los pies.
-  Jajajaj, totalmente.  Me entendes.  Bueno, todo el quilombo.  Sacar un corpiño careciendo de conocimientos sumando la tensión del momento porque todo "salga perfecto", puede ser perjudicial para la salud.
- Jajaja.  Sí, pancho Dotto, cuando tenes razón, tenes razón.
- Igual, lo peor peor es el final.  Terminó el acto.  ¿Y ahora? ¿Qué hacemos? ¿Hablamos del traspaso del subte, nos halagamos o cómo carajo decimos que se vaya si estamos en nuestro territorio?
- Uno de los momentos más incómodos.  Y Hollywood no te ayuda a pasar ese momento.  Vos sí que tenes tiempo al pedo.  Igual, una vez una amiga dijo algo como: "En mi cama no se queda a dormir ni el perro ni un organismo exogeno"
- Años de ver películas de comedia romántica.  Y genial lo de tu amiga.  Para mí todo es como esa escena en 500 days of summer.  ¿La viste?
- Mi vieja se va a poner re contenta cuando diga que ya saliste del clóset.
- Nena, mira esa película y deja de practicar para descerebrada.  Resulta que en el medio de la peli, la pantalla se divide en dos y te tira un EXPECTATION VS REALITY.  Sublime.




- Creo que no la vi.  Después pasame un link o algo y me fijo qué onda.
- Dale, dale.  En fin, eso me traía a mal.  ¿Un idiota verdad?
- Sí pero por lo menos un idiota realista.








miércoles, 7 de marzo de 2012

Peatonal

La peatonal de San Miguel dejó de ser peatonal.

Antes era una calle más de una sola mano, un día le pusieron unos palos en ambos extremos (ya que era peatonal pero al fiel estilo de Las Brotolas, es decir, que se extendía una sola cuadra) y dejaron de circular autos para que los bares, cafés y pseudo restorantes abarroten el resto de la calle con mesas y sillas.

Pero dejó de serlo hace unos días.  Ahora, nuevamente circulan autos.  La diferencia es que las veredas son un toque más anchas, hay unos pequeños postes de cemento que circunscriben a nombradas veredas y que, posiblemente, la mayoría de los peatones no se hayan enterado que dejó de ser peatonal y a más de uno ll van a tener que juntar con cuchara en breves instantes.

Muchas cosas que fueron hoy dejan de ser.  O mutan y son otra cosa pero ya no lo de antes.

La familia no era lo de antes.  Los domingos en la casa de la abuela se cambiaron a mi casa, con menor número de integrantes ya que mis viejos pasaron a ser abuelos y yo el tío soltero y vago.

Las responsabilidades cambiaron.  Son más pero yo sigo sin hacerme cargo y me las paso por el sobaco.

Los amigos, o más bien, los compañeros de andanzas ya no son los mismos.  Van cambiando, quedan menos pero más verdaderos.

La carne de los asados ya no es la misma que antes.  La Quilmes también cambió y para peor.  Ahora también probé algo de buenos vinos, aprendí cómo apreciarles y beberles pero me olvidé de cómo manejar luego de dicho proceso.

Las relaciones ya no son las mismas.  Ahora hago mea culpa.  Sé en lo que me equivoco y en que no pero sigo sin cambiar.  Ahora puedo reconocer que soy un boludo de antemano y mi tarjeta de presentación mutó a: Hola, soy Diego.  Bah, mi nombre es Diego.  Yo soy yo. Ah, y soy un boludo.

Cambie de escuela de toda la vida de donde hasta las porteras sabían quién era y me preguntaban por mi vieja por una facultad, en centro porteño donde me jacto de ser un número más.

Dejé la guitarra por laburo.  Acabaron los sueños de ser un guitarrista famoso por saber cuándo cae el cuarto día hábil de cada mes.

Más que nada cambian conceptos.  La felicidad, alegría, amor, bajón, tristeza y etc cambian.  Ya no es lo mismo ser feliz a los 15 que ahora.

No creo que los cambios sean malos.  Simplemente, son cambios.  El tema recae cuando uno no se adapta, se resiste y no pone nada de sí mismo.

Me costó aceptar que soy un boludo pero ahora soy feliz y me quiero.

Y sí, todavía la AFIP no vio el potencial de recaudación en mi persona.


martes, 6 de marzo de 2012

Mariel dice


Mariel dice:
eeeh
si
jajajja
me causo mucha gracias
gracia tu comentario
pero creo q a veces hay otra clase de ganas
Diego dice:
qué cosa te cayó en gracia? no capté
Mariel dice:
para juntarse
Diego dice:
soy lento, vio?
Mariel dice:
o se no para hablar de trabajo
jajajaja
lo de juntarse para discutir de trabajo
Diego dice:
ah, sí, claro... por qué dos compañeros de trabajo del sexo opuesto no pueden quedarse en bolas en una cama de plaza y media o dos mientras discuten de nuevas estrategias marketineras?
es posible, en bolas causo ternura.
Mariel dice:
jajajjaja
eeh
no se
jajajjaja
depende con quien...
Diego dice:
Jjaja
Yo de marketing no sé un pomo pero que me pongo en bolas fácil, que no te quepa la menor duda
Mariel dice:
Jajajajaj
jajajaja
Da más para ropa interior, da vergüenza lo otro.
Diego dice:
posta? a mi también me daría pero no sé, me río tanto de mi mismo que ya no me afecta
Mariel dice:
jajajaj
con luz
o con media luz
o con tele¿¿¿
jajajajja
mira las cosas q me haces preguntar
jajajaja
Diego dice:
además, mis calzones, en su mayoría, tienen agujeros. mi ropa interior son como los trailers de las peliculas, te muestran un poco de la trama

Cuarto de libra


Mariela: Que día pija, no?
Diego: Sí, ciertamente sí.  Vos cómo estas?
Mariela: Como el día.  Qué se yo.  Vos?
Diego: Andamos.  Novedades?
Mariela: Sí, gente que piensa que el país tiene escasa población y se preña para que podamos alcanzar a la India.  Te enteraste, no?
Diego: Sí, algo escuché.  Igual no sorprende, es como que hay una tendencia.  Viste que es cuasi como una moda?  Por acá van a poner tipo bicisendas pero para cochecitos transportadores de bebés.
Mariela: jajaja.  No seas idiota.  Sos el peor.  Por hdp vas aterminar con un pibe antes de fin de año y empujando changos.
Mariela: jajaja.
Diego: Sos o te haces?
Diego: igual te veo más a vos con la panza llena de huesos dentro de poco.
Diego: jajaja.
Diego: Te imaginas con un pibe ahora, boluda?
Mariela:  S H U T   U P.
Mariela: a duras penas puedo conmigo misma y vos queres añadirme una extensión.  Ni en pedo.  Creo que vos serías buen padre, te veo pinta.
Mariela:  es decir, sos el típico de el domingo en casa con tus nenes, haciendo el asado, tu jermu al lado sacandote fotos mientras reís con los infantes.  Jajaja.
Diego:  Sabés que siempre quise algo así?  O, al menos, pensaba que iba a terminar con algo así pero..  no, nada, dejá.
Mariela: dale, boludo, qué pasa?
Diego: no, no sé.  Últimamente, me imagino teniendo pibes por ahí, en un futuro, maso para cuando se acabe el petroleo.  Pero no me imagino la esena familiar.  Com que salió de mi sistema esa cosa de “los Ingalls”.  Qué se yo.
Mariela:  Pero por qué?  Vos re das con el perfil.
Diego:  no sé, igual te digo así nomás, eh.  Es lo que siento hoy, no sé qué pasará mañana. Pero no me veo, no sé.  No sirvo.  Soy muy rompe.  Me falta un golpe de horno así como a vos te faltan unos fósforos en la cajita jajaja
Mariela: jajajaja sos terrible.  Pero vos andas bien?
Diego:  sí, ahora sí.  Lo que pasa es que muchas cosas rompieron el cuadro.  Es como cuando te contaron de qué estan hechas las hamburguesas de mc.  Te acordás?  Que te hacían dar el tour para que vean cómo las cocinaban y demás! Jajaja esos sí que se van a la mierda.
Mariela:  te acordas?  Que bestias!  Igual así como me enteré de que estan hechas, me fui a comprar un cuarto de libra.
Diego: gorrrrda.
Mariela:  pero feliz.

lunes, 5 de marzo de 2012

Teoría sistemica


En la primera materia que cursé en mi querida facultad de Sociales, me enseñaron, entre otras cosas, cómo era la teoría sistemica.  Básicamente, dicha teoría sostiene que todo tiene que ver con todo.

Desde antes, lo percibía pero me faltaba un “sustento” tácito o que alguien más lo dijera en palabras a eso que yo no podía explicar.

Es que es así, todo tiene que ver con todo.  Nada se escapa de no relacionarse con algo más.

Hasta nosotros somos engranajes de una jugosa y gigantesca maquinaria capaz de vincularnos en recuerdos, fotos, libros en comunes, comidas preferidas, signos zodiacales, bondis, ex novias, equipos de fútbol, odio a Macri o etcs.

Es más, abrir una cuenta en Gmail te vincula a la apertura de cuentas en YouTube, Blogger, etc.  Es por eso mismo que podes entrar en Google y empezar una búsqueda con un tema del tipo “la maga” y que te aparezca un link sobre un capítulo de Rayuela o un la imagen de una mina así


o así


y, en últimas instancias, así



Y así camino mis días, así paso mis horas.  La frase cliché de que el mundo es un pañuelo suena más real y menos el de decirla por compromiso.

Por lo menos, lo último que me ha acontecido me da la razón al saber que todo se vincula con todo.

Terminé de leer "Plan de evasión" de Bioy Casares.  No me gustó al principio (y es raro porque todo lo de Bioy me fascina) pero se tornó increíble al final.  Siempre algo de Casares llega en los momentos precisos.  Eso es lo curioso.  Dentro de la historia, el mismo Adolfito va haciendo referencias a diferentes autores como William Blake.

Ahora viene la explicación de este sistema que cree en mi mente.  Al nombre de Blake lo conocí porque, dentro de sus muchos libros, pinturas y demás, sabía de una frase que le da nombre a un libro de Aldous Huxley  (que su nombre sería algo así como Adolfo, tal como Bioy Casares).  Dicha frase, que también se usa en el libro de Huxley, es algo así:

" Si las puertas de la percepción fueran depuradas, todo aparecería ante el hombre tal cual es; infinito. "

Ello da título a la misma obra, siendo la misma "Las puertas de la percepción" que también leí y que también Bioy Casares usa haciéndole referencia cuando habla de la descripción de una silla que Aldous hizo exhaustivamente dentro de su viaje psicodelico.

Además, puedo agregar que llegué a Huxley por medio de Jim Morrison cuando "descubrí" a los Doors.  Un día, simplemente, me dije: "la puta, nunca escuché a los Doors" y empecé a descargar de forma legar los temas de una de las mejores bandas de la historia.  Ello se vincula porque Morrison nombra a la banda The Doors por la obra de Huxley, "The doors of perception".

Y todo encaja en los momentos donde siento que todo es una película.  Que nada esta dicho y nadie es dueño de la razón.  A veces siento la vida como un despersonalizado, como la película Numb.

Quisiera que el eterno resplandor sea de una mente con recuerdos.  

Tal vez el amor es un sentimiento bohemio.  Tal vez lo inventó Morel o Paulina lo dejó olvidado entre libros y algún caballito de porcelana.

No sé.  Todo tiene que ver con todo.



William Blake

" ¿Cómo sabes que 
el pájaro que cruza
el aire
no es un inmenso mundo
de voluptuosidad,
velado
a
tus cincos sentidos? "


viernes, 2 de marzo de 2012

Era 2.0

En la era de la tecnología, todos llevamos o tenemos contacto con algo "tecnológico".

Estamos todos y todo el tiempo conectados o, más bien, hiperconectados.  Todo es 2.0, hasta las relaciones humanas que pasan a ser más virtuales que clásicas.

Hoy en día decir "carta" o "cassette" genera en los demás una expresión de cuasi repulsión, aberración, odio y de "¿Qué mierda estas hablando?".  Es que nos olvidamos tan pero tan rápido de como pasa tan pero tan rápido el tiempo que ni siquiera nos acordamos cómo empezaba este post.

No es por criticar las nuevas eras que se van sucediendo pero simplemente es curioso pararse un toque al costado de camino, mirar un ratín para atrás y ver como la manada amorfa de gente se agolpa en una puerta que dice "futuro".

Lo más chocante de todo esto no es que los chicos ya no copen las calles o plazas, o el deterioramiento de las relaciones humanas, o las pésimas fuentes de información, o varios etcs.

Lo más chocante de todo esto es escuchar, ver y sentir la manera de como se utiliza indiscriminadamente términos del tipo tecnológico en conversaciones habituales por personas mayores.  Porque, claro, también mi vieja y, de seguro, la tuya también tienen Facebook.

Entonces, como me pasó hoy en la parada, oír una discusión  entre personas cincuentonas del sexo femenino ya no es sobre lo caro del tomate, quién se embarazó o temáticas relacionadas a novelas vespertinas sino que, hoy por hoy, las viejas de ruleros son cambiadas por viejas con pendrives, mensajes de textos y comentarios del tipo: "Te etiqueté en tal foto hoy, sabes?",  "Fíjate si te aparece en tu muro", "A que no sabes el tema que me baje", "¿Viste la foto que bajó Menganita?" (claro, a veces no saben la diferencia entre subir y bajar, o postear o por qué se llama teclado qwerty).

O es el caso de mi querida madre.  En la mesa, el comentario/bocado que desde hace tiempo no puede faltar es del tipo "En mi página me bajaron un tema de Marco Antonio Solis del club de fans...".

Seguro que no difiere mucho de la madre de cualquiera porque, seamos realistas, todas las madres escuchan Marco Antonio y más de un domingo con resaca cada quien se habrá tenido que morfar un mp3 o un DVD a las 10 de la matina mientras la vieja baldeaba o se le ocurría aspirar por la pieza.

Amo a mi madre pero justo cuando yo decido borrarme del caralibro por evitar chusmerios, mi vieja cambia la escoba por el teclado y la vereda por la silla de mi pieza e invade mi territorio para contar todas las novedades que pueden salir por esa bendita página.

Igual la quiero.  Es lindo ver que pudo aprender algo nuevo.  La cagada es que se olvida de cocinar ahora.

"Si no te hubieras ido sería tan feeell..."
- ¡Vieja, apaga esa mierda que para infelices ya estoy yo!

jueves, 1 de marzo de 2012

Maradona y Weber

Recuerdo que siendo purrete, hice la pregunta a mis viejos que todos, en algún momento, hicimos.

"¿Por qué me pusieron Diego?"

Para ser honestos, la respuesta no me la acuerdo muy bien.  O creo que la pregunta no la formulé tan así sino que, más bien, habré dicho algo así:

"¿Me pusieron Diego por Maradona, no?"

Y sí...  El Diego, es EL DIEGO.

Con sus ideas y vueltas, con todas las cosas malas y las buenas.  Por más de todo lo que me han dicho, dicen y me van a decir, sé que es el mejor.  Es inexplicable y sé todas las falencias con las cuales los demás se "justifican" para reprochar a una persona como él.

Lo que pasa es que, al hablar de Maradona, nos olvidamos que es una persona que tiene más errores que virtudes; con lo cual no lo hace muy diferente a cualquiera que pueda defenestrarlo.

Qué se yo, capté la onda del Diego cuando en una clase de Sociología del CBC nos explicaban los diferentes clases de liderazgos que defendía Weber.  Dentro de ello, se ven tres tipos tales como tradicional, legal o institucional y carismático.  Resulta que este Max Weber decía que un líder copado debería de reunir un poco de cada clase de liderazgo.

Se relaciona acá cuando se entiende al Diego como un líder carismático donde dicho carisma no depende de él sino de lo que los demás creemos y depositamos sobre él.  Es entonces que, de ese modo, elevamos a la persona en un pedestal superior a los simples mortales, cuasi dotándolos de excelsitud y de perfección.  Es entonces que cualquier tipo de error que este semidios pueda cometer es pagado con quitarlo del pedestal, de no sustentar su carisma y rechazarlo, así, simple y llanamente.

La cagada de ello es que, si te bajaron de un hondazo de un estadio casi celestial, no volves al nivel de la simple población sino que se te hunde aún más, limitándote a ser inferior, a algo que fue pero que ahora es menos que nadie.  La cagada igual es que el inconsciente colectivo no recuerda lo anterior, lo bueno y lo que sintió antes.

No sé por qué lo idolatro.  Sé todo lo que se mandó y se seguirá mandado pero a veces quiero ser uno menos que los otros y mirar todo lo bueno. Para mí, es un ejemplo en vida.  Es la lucha hecha carne, es el fracaso reconocido en lágrimas que se le escurren por mejillas donde la vida le dio tantos golpes sin siquiera a darle tiempo a preguntar por qué.  Es la alegría y el llanto, es la respuesta que siempre quisiste dar pero que formulaste mucho despues de que te hayan preguntado, es la magia sin mago, es truco que nadie retruca, es todo.

Sé que suena boludo pero no pude, no puedo ni me creo capaz de poder no llorar con esta parte.  Es la suma de la magia desplegada y el relato.  Mil cosas pasan por mi cabeza en tantos nanosegundos.  No sé, no se deja explicar mucho todo esto.



Barrilete cósmico.

Puta que se me piantan los lagrimones, che.


Bueno, por último algo que no podría faltar.



Y sí, será de todo pero es ELL DIIIIIIIIIEEGOOOOO.