domingo, 1 de abril de 2012

Así... Comunismo!

Me enamoré.

Sí, así de loco, así como suena.

Encontré el amor.

Es apresurado, nos estamos conociendo.  Estamos viendo cómo manejamos el temita de la distancia y las repercusiones de su tonalidad trasandina pero no importa.  No caben palabras para describirla.

Cuando Marx esbozó sus primeras tesis sobre lo que más adelante dio cuerpo a movimientos obreros e identificación a aquellas masas en búsqueda de la igualdad que el capitalismo nos prometió cruzando los dedos,  no se imaginó sobre las repercusiones que iba a tener.  No entendió que llegara a mí tan preciado ser.

Siempre sostuve la teoría de que el dúo Engels-Marx, dieron sus primeros pasos a la investigación sobre el capitalismo cuando se quisieron levantar a dos minitas en un bar de mala muerte.  No eran muy chamuyeros, sobre todo Engels que tenía toda la torta y pensaba que las minas se tenían que acercar a él y no de otro modo.  Entonces, a mi criterio, Marx empezó a querer levantarse a una rubia diciéndole que era ensayista de tal cosa y que estaba peleando contra todo el orden establecido y la mar en coche.

Eso, para mí, fue el puntapié a lo que hoy conocemos como respuesta al capitalismo salvaje: el socialismo y, su último paso, el comunismo.  No es malo, simplemente es diferente y hay gente que mucho no le cabe.  Grondona, desde que vio a Marx levantándose a la minita que el quería, no le copo.

No quiero extenderme más.

Es ella.



Camila Vallejo.  Hermosa por donde se la mire.  Es... Perfecta.  Es linda, encantadora, asidua lectora, disfruta de diversos tipos de música, tiene todo el estilo encima y, como si todo esto fuera poco, es comunista combativa y revolucionaria hasta la médula.

No, mamá, no se droga.  Y el piercing no quiere decir que forme parte de una secta o qué se yo.  Es así, un estilo.
Sí, mamá, yo también tuve uno en la ceja.  Me lo quité por el colegio, ¿no te acordas?  ¿Podes irte ahora que estoy intentando escribir algo?
¡Qué no sé cuándo la vas a conocer!  No, no la voy a traer acá, la vas a tratar para la mierda.  ¿Por qué?  Porque es chilena y tiene acento chileno y además es comunista.  No, mamá, no significa que quiera vender todo y darle todo a los pobre, no es Robin Hood.  Pretende otra realidad, como yo.
No, mamá, no me voy a hacer el piercing de nuevo.  Y, sí, si me dejas terminar, te dejo con el face.  (Dios Santo, que me cachen dié)

En fin, la conocí en una conferencia:



En esa ocasión, tuve oportunidad de encontrar su blog. Creo que no hay suficientes palabras.

No, vieja, no protesta porque no quiere laburar.  ¿Qué te importa que hacen los viejos?  Dejate de hinchar, haceme el favor.  Pasa, mamá, que en Chile no hay universidad pública y para arrancar a estudiar tenes que endeudarte de por vida.  Bueno, ya te dejo, espera un rato más.



HASTA LA VICTORIA... SIEMPRE!




No hay comentarios:

Publicar un comentario