miércoles, 25 de abril de 2012

Desilusión

No sé qué nos esta pasando.
Ya sé que es la falta de comunicación que nos afecta.
Es que son tantos años juntos...  Esta rutina no esta funcionando.
Ocultándola no la vamos a superar.  Tenemos que trabajar los dos en estos.
No sé si vos queres que esto continué.
Ninguno pudo decir las cosas de frente, nunca fue nuestro fuerte.
Sí que hemos tenido lindos momentos, no borran a los malos pero no quiero que me hagas mal ni yo tampoco hacerte sentir así.
Qué se yo.  No, no ando con alguien más.
Sé que en un pasado tuve mis equivocaciones, lo reconozco pero este no es el caso.
Las charlas no son lo mismo, el tiempo es escaso y me cansé de que este ese otro que no para de hablar, ahí, siempre donde estas vos.  ¿Pensas que no me doy cuenta?
Crecimos juntos.  Bah, es un decir.  Yo crecí a tu lado.  No habrá nadie como vos.
Pero hay que reconocer algo...
¡Ya no me escuchas!
Me preguntas por preguntar, por costumbre, por hábito.
A veces, siento que asentís solo por ética, por la estética y por un impulso.
La verdad, siento que todo te da lo mismo.
No puedo seguir así...
Te lo voy a decir pero preciso que me prestes atención.  Sólo esta vez.

¿Para qué mierda me preguntas cómo quiero el corte si vas a hacer lo que se te cante el orto?

- No, macho, eso no era lo pautado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario