domingo, 8 de abril de 2012

La entrada incluye comentarios

Gordo obeso con cámpera de polar: ¿Y eso qué es?
Yo: ...
Gordo: Che, ¿viste eso? ¿Qué será?
Yo:  Uff...
Amigo del gordo: Son unas especies de telas.  Este Charly siempre se la manda.
Yo: Nada, gordo, estacionaste mal.
Gordo:  Sí, siempre tiene algo que mostrar. Jeje.
Amigo del gordo:  ¿Nos quedamos acá?
Gordo: Sí, vamos a esperar que arranque a tocar y nos movemos más para adelante.
Yo: Hay una valla ahí, ¿hasta dónde queres llegar?
Anto: Diego, por favor callate que no quiero pasar por la morgue a buscarte.
Gordo:  Hey, ¿son maniquíes esos? Ay, este Charly.
Yo: A mi me pasa esto nomás.

(...)

Mad's Boy: Que hdp este Charly,  tipo que sabe, ¿no?
Crítico invitado: Sí, es un tipo espectacular.  Pero ¿viste lo que toca Pedro?
Mad's Boy: Sí, que grande.
Crítico:  Escucha ahora, mirá mirá.  Ese bajo era de Pedro.  Se abatató (?) el bajiste este.
Mad's Boy: Sí, ¿no? Jeje.
Yo: (A mí solo me pasa esto.  La puta que lo parió.  Me rodean los ineptos)
Anto:  Sé lo que estas pensando.  No abrás la boca, ¿entendiste, Diego?
Yo: Sí, Sole.  Capto, capto pero me vas a decir que no te da por las pelotas.
...
(Entramos a escuchar los primeros acordes a modo de intro de lo que luego se fue transformando en Eiti Leda.  Usualmente, en los recitales, directamente no se arranca el tema como en un cd.  Es decir, como en este caso, primero se esbozaron composiciones al mejor tipo zapada para luego dar lugar y nacimiento al tema en sí.  Mientras tanto...)
Crítico: Uhh escucha ese tema.  Temón, eh.
Mad's Boy: Sí, que buenas letras tiene este tipo.
Crítico: Seeh.
Mad's Boy: ¿Qué tema es?
Yo: Por Diiiioooooos!  Anto, escuchame una cosa.
Anto: Tranquilo, ¿qué?
Yo: No sabía que por $150 de la entrada, te venía el recital comentado.  ¡Qué oportunidad!
Anto: Jajajajaja

(Por suerte, ahí cesaron los relatos de esos Araujos y Macallas.  Todavía no entiendo cómo no me cagaron a piñas)

Luego, no nos percatamos pero, al parecer, también tuvimos comentarios en la salida rumbo al tren gracias a la compra de un boleto de dicho medio de transporte.  Púbers recién recibidos de opinologos que iban debatiendo sobre cómo Charly influyó a Justin Bieber y no sé qué pelota más.
Eso no es todo.  Compramos, también, bebidas para saciar nuestro calor interno y, sin querer, nos compramos los relatos hasta la llegada del tren de otras personas sumados a ir acompañados por una legión de tirateunpaso que iban discutiendo sobre el legos y el phoné al mejor ritmo cumbiareggetonero.

- Como inflan las bolas, che.


No hay comentarios:

Publicar un comentario